Minificciones # 3: Lucía

Lucía se despierta de lunes a viernes a las cuatro de la mañana para ir a trabajar. Ingresa a las siete en punto. Cuando toma el bus aún es de madrugada. Su jornada dura hasta las cinco de la tarde. A esa hora se despide de todos y se va volando al diplomado. Las clases acaban a las nueve de la noche, se dirige al paradero, espera el bus, viaja de pie porque no hay asientos libres y cruza así media ciudad para volver a casa. Llega sumamente cansada, abre la puerta, entra, arrastra sus últimos pasos hasta la sala, tira las llaves y la cartera sobre la mesa de centro y se deja caer sobre el sofá. No tiene ganas ni de pensar en las ovejitas de los sueños. Mi Lucía, dulce y desfallecida. No luce como lucía en la mañana, pero sigue siendo Lucía. Dejo lo que estaba haciendo, me acerco a ella para llevarla a la habitación. La recuesto sobre la cama, le saco las ballerinas y las pantimedias, traigo agua tibia para sus pies, la desvisto, le pongo ropa de dormir como quien cambia a una niña. Cuando está lista, le coloco las almohadas, prendo el televisor y voy por su cena. Cuando vuelvo, ya se quedó dormida. La despierto y me dice entre sueños que no quiere, que está muy cansada. 

—Pero debes comer— insisto.
No… —balbucea— Comer de noche engorda, me voy a volver un oso.

La pobre no puede ni levantar una ceja. Entonces la dejo dormir, le doy un beso en la frente y apago la luz y el televisor. Me acuesto a su lado, enciendo mi lámpara y escribo unos versos para ella en mi diario. Mi Lucía, dulce y desfallecida. No luce como lucía en la mañana, pero sigue siendo Lucía…


César Antonio Chumbiauca

Comentarios

Entradas populares de este blog

Minificciones # 2: El arte de tejer

Un tópico de la Ilíada

Filiberto