Eco de setiembre



Desperté con el cariño puesto en el corazón.
Y un poco lo puse en las mejillas de mi madre;
otro poco en la risa de Pierre; en el saludo de Nicole;
y en las frazadas de Bryan, el dormilón.

Salí de casa;
la calle ostentaba su vestido de primavera.


César Antonio

Comentarios

Gabriela Parra ha dicho que…
Vaya señor César, que gusto este escrito.

Es fresco y libre, muy sencillo y expresa justamente lo necesario.

Me gustar.

Saludos =)
La sonrisa de Hiperión ha dicho que…
Mañanita de sábado y repasando mis blogs favoritos. Un palcer siempre pasar por tu espacio.

Saludos y un abrazo.
Gabriela Parra.
La sonrisa de Hiperión.

Gracias por sus visitas y sus siempre generososos comentarios amigos.
alfaro ha dicho que…
Esto se llama repartir (también compartir), y estar en armonía con la primavera.
César Antonio ha dicho que…
Alfaro
Sí, amigo, eso se llama amanecer con el corazón contento.
SIN CALZÓN ha dicho que…
Te animaste a colocar tus apellidos. Aunque después, como veo, desististe. El poema: sencillamente bonito.

AZAÑA ORTEGA
VeroniKa ha dicho que…
qué atrevida esa Primavera...sabe cómo seducirnos.

besos
César Antonio ha dicho que…
Moisés
La verdad que eso de mis apellidos fue un desliz. No fue mi intención que apereciese.

Veronika
Una bella primavera.
Napoleón ha dicho que…
Que buena inspiracion tiene, sin duda que la primavera es de mis estaciones favoritas.

Leyendo vuestra descripcion vi, que compartimos la misma casa de estudio, nuestra tan amada Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Espero verlo algùn dia.

Saludos!

Entradas populares de este blog

Minificciones # 2: El arte de tejer

Un tópico de la Ilíada

Minificciones # 3: Lucía