Éxodo


Como ama de casa desde los doce años. Desde los doce años hasta los veinte, refregando, planchando las camisas, los sacos, las medias húmedas. Se cansó de vivir como ama de casa desde los doce años. Por fin se largó y subió a ese barco viejo, antaño de timonel fresco y lustroso. Cruzó el mar vigoroso bajo un cielo plomo poblado de aves de ceniza. Pero ya era libre, ya no se sentía como ama de casa desde los doce años. En cualquier momento encontraría el Edén sin víboras ni adanes.

César Antonio

Comentarios

José Antonio del Pozo ha dicho que…
un estupendo arranque, esa huida hacia la libertad
Saludos blogueros
VeroniKa ha dicho que…
en la tierra de las utopías tambien hay que fregar los baños...


te lo digo yo.


besos
SIN CALZÓN ha dicho que…
Tiene razón Veronica con k, sólo que los baños de la utopía son de timonel fresco y lustroso.

P.D.: Pucha, cuánto tiempo que no te visito a este lugar y cuánto tiempo que no conversamos. Aunque de hecho más tiempo el que no vengo por acá que el de habernos encontrado.
Aquí yo estoy de nuevo tratando de reencontrarme con la palabra, en el blog quiero decir, porque sabes que el escribir es algo que ya no se deja, así sea mediocremente. Debo admitir sin embargo que este año ha sido un año más de lecturas que de escritura. Ah, antes que me olvide, aunque esto debo decírtelo personalmente. Me haces recordar.

AZAÑA ORTEGA

Entradas populares de este blog

Minificciones # 2: El arte de tejer

Un tópico de la Ilíada

Minificciones # 3: Lucía