Soneto


Kilometrudo examen parcial;
péndulos números vienen y van;
sobre cabezas de  humo vendrán
teoremas de una materia esencial.

Y quien  no recuerda, ni a clamor,
La fórmula oscura, artificio especial,
mira agobiado la pregunta fatal
Y atomiza con rabia su borrador.

¡Oh! Vallejo, han usurpado tu hora
la aritmética, la trigonometría,
el tío Baldor, la geometría.

Y Trilce, desconcertante siempre,
Ha quedado hoy desconcertada.
¡Mi clase… clase transmutada!


César Antonio

Comentarios

Entradas populares