Viernes Santo


Yo no fui el culpable.
Cargué con el pecado ajeno, aún así,
me crucificaron antes de que aprendieran a pedir perdón.

Para mi otra vida
le pediré al mundo
que sea más justo conmigo.


César Antonio

Comentarios

Entradas populares de este blog

Minificciones # 2: El arte de tejer

Un tópico de la Ilíada

Minificciones # 3: Lucía