30 de mayo

Cuando te beso toda el alma se me va a los labios.
Es una maravilla sentirte, más que cerca, pegada a mí, aterrizada en mí, explorándome con los ojos durmientes, palpando mi pasión con tus palabras inhibidas, tratando de explicarse con otras palabras difuntas, que son mías, que se explican con articulaciones silentes.
Tu beso no se posa en mí, sino que se destruye en mí, se desintegra en mí, vive hasta fatigarse, hasta gastarse, y mientras fenece, cristianamente resucita mis vientos para que yo desafíe a todas mis muertes.
Vuelve a besarme, con esa fuerza con la que provocas que el tiempo duerma en la niebla, girando sobre nuestras cabezas y los hombros, en una danza suave y encantadora.
Vuelve a besarme, y comprende que el amor no se busca en los defectos, sino en las virtudes. Porque yo nací con el bufido de Dios, y con ese ardor te amo, y con ese ardor te beso.
César Antonio.

Comentarios

SIN CALZÓN ha dicho que…
Lo malo de que el amor sea ciego es justamente eso: no ver, anclar en la ceguera y creer mirar la perfección cuando en realidad no son más que los mismos pies y ojos pero de una mujer a la que la imbecilidad de la ilusión nos lleva a nombrarla como Diosa. Nada más erróneo. Ya te lo dije, el amor borra los defectos.

AZAÑA ORTEGA
CÉSAR ANTONIO ha dicho que…
No los borra, Moisés. Los supera. Mi musa no lo entiende. No entiende que uno conoce los defectos, y aún asi se puede estar enamorado. No te había sucedido a tí, ¿acaso? Es como la madre al hijo, que a pesar de que el hijo sea un ingrato, la madre siempre lo querrá, y lo esperará con los brazos abiertos esperando su amor.
Castigadora ha dicho que…
Oh Vaya! Pasé a devolverte la visita, y lo cierto es que me encantó tu pequeño espacio. Me agradó mucho leer tus composiciones.
Pasaré a verte en otras ocasiones
Saludos
CÉSAR ANTONIO ha dicho que…
Muchas gracias por su comentario. Igualmente a mí me agradó visitar su blog. Pase por aquí cuantas veces quiera, que será para mi un honor recibir sus comentarios.

Entradas populares de este blog

Minificciones # 2: El arte de tejer

Un tópico de la Ilíada

Minificciones # 3: Lucía